Por: Mario Antonio Mendoza GarcíaDoctor en Educación, Desarrollo y Complejidad, Miembro del equipo en Coordinación Académica IUP Morelia.


Hablemos de… Remesas.

Las remesas son las transferencias o envíos de dinero de los emigrantes a sus países de origen. Tal es el caso de los envíos de dinero que realizan los mexicanos que radican en Estados Unidos (97%) y Canadá (3%) a sus familias que viven en México; y lo más común es que este dinero proceda de sus sueldos y salarios que cobran nuestros paisanos por su trabajo.

Las remesas representan en los hogares que las reciben alrededor de la mitad del ingreso corriente monetario, este ingreso les permite a estas familias acceder al mercado de bienes y servicios para satisfacer sus necesidades. La importancia de las remesas estriba en que se dirige a las capas pobres de los países pobres.

En abril México recibió más de 4 mil millones de dólares en remesas, con un saldo acumulado de 14 mil 663 millones de dólares en los primeros cuatro meses. Esta cifra representa el 39.1% de incremento respecto al mismo mes del 2020, es decir, fueron mil 138 millones de dólares más.

Ene 2021             3,287.3782

Feb 2021              3,170.7398

Mar 2021             4,157.3281

Abr 2021              4,047.6156

Fuente INEGI

¿Por qué están subiendo las remesas?

Por el impacto de la recuperación de la economía de Estados Unidos, ya que el 95% de las remesas provienen de mexicanos radicados en Estados Unidos; esto significa que de continuar el crecimiento de la economía estadunidense nuestros paisanos tienen mayores posibilidades de enviar dinero a México.         

Esto no es un tema de triunfalismos, las remesas representan ya un mayor ingreso de divisas para México, que lo que representan las aportaciones petroleras o el turismo. Tienen una gran importancia macroeconómica. Las remesas dirigidas a México en todo el 2020 sumaron 40,606 millones de dólares, una cifra sin precedentes en los registros del Banco de México, solo superada por la industria automotriz, quedando muy rezagada la inversión extranjera directa, las exportaciones agroalimentarias, y en el caso del petróleo, por el contrario, hay una pérdida de 13,995 millones de dólares. Las remesas significaron un salvavidas de la economía en el 2020, sin ellas, seguramente se profundizaría aún más la precariedad en las familias.

El monto de las remesas equivale a más de 875,000 millones de pesos, una cifra que supera el presupuesto federal aprobado para las Secretarías de Educación Pública, Salud, Trabajo y Previsión Social, Bienestar y Cultura en su conjunto.

Michoacán, el que más recibe

Michoacán se llevó 10% de las remesas, recibió 4,055.3 millones de dólares, además significarán para el 2020, 12.3 % del PIB del estado, por lo que tiene una importancia fundamental

El Banco de México detalló que en el 2020, Jalisco desplazó a Michoacán como principal receptor de remesas al recibir 4,152.8 millones de dólares. De hecho, Michoacán se mantuvo durante 15 años como la entidad que más remesas captaba en el país

Ingresos por Remesas

Distribución por Entidad Federativa

Estados Millones de Dólares Estructura Porcentual
2020 Ene-Mar 2020 Ene-Mar
2020 2021 2020 2021
Jalisco 4,152.8 989.7 1,166.9 10.2 10.5 11.0
Michoacán 4,055.3 963.2 1,047.6 10.0 10.2 9.9

Fuente: Banco de México

Finalmente, las remesas representan una entrada de recursos significativa para muchas entidades de la república. Por ejemplo, el más beneficiado en términos relativos es Michoacán, con remesas que equivalen a 12.3% de su PIB, lo que significa que una parte de la población podría estar siendo beneficiada por estos ingresos; además, las remesas per cápita de Michoacán son de 768 dólares (cifra de 2019) vs solamente 289 dólares de la media nacional. Las remesas han representado una verdadera salvación para muchas familias, especialmente en esta pandemia, cuando el país ha perdido millones de empleos por la crisis. Las remesas son un salvavidas para las personas de ingreso bajo y mediano y constituyen una manera eficaz de aliviar la pobreza porque van directamente a las familias, y que desde hace más de 100 años se convirtieron en fundamento del bienestar, pero esos recursos se dirigen primordialmente al consumo y poco o nada se invierte productivamente, pero esto último no es una recriminación a las familias de los migrantes, más bien, es una omisión de los gobiernos estales y federales de la falta de políticas de desarrollo local eficaz; ante la ausencia de las remesas las localidades a las que se remiten ya se habrían colapsado. Lamentablemente el incremento de las remesas ha dependido de la masificación de la migración México-Estados Unidos, pero ese es otro tema que abordaremos más adelante.