Por: Verónica Ortega Jarillo Dulce López González, estudiantes de la Licenciatura en Derecho.

 

El tiempo es un concepto tan efímero como relativo, no por nada hombres como Einstein lo estudiaron y generaron teorías tan magníficas como casi inverosímiles y es de esto de lo que quisiéramos hablar de su relatividad y como en nuestro día a día esto ha tenido su aportación.

Tan solo un segundo de nuestras vidas es relativo dependiendo de nuestro qué hacer, no es lo mismo para un atleta olímpico que corre a velocidades donde cada milisegundo cuenta dejándolo todo en la pista de carreras, que lo que es para una embaraza que está en la sala de partos y donde el tiempo pierde perspectiva.

Entonces ya no digamos más de dos horas diarias de nuestra vida por tres años que al inicio de la carrera parecía tan lejano y al volver la vista atrás sólo parece un abrir y cerrar de ojos. Pero vayamos más lejos aún, en su momento debimos evaluar si emprender una carrera sería opción viable para continuar con nuestro negocio inmobiliario; hoy a la lejanía nos damos cuenta que ha sido una de las mejores decisiones, pues no sólo nos ayudó en el diario uso de nuestras actividades dentro del negocio inmobiliario, sino que también encontramos una vocación de la mano de nuestros maestros que nos inculcaron el amor a la carrera.

Nos enseñaron a cuidar nuestro tiempo y aún cuando dudamos a veces, ellos nos dieron mil y un dinámicas para poder seguir adelante y darnos el tiempo para la carrera y para la inmobiliaria.

En esta vida actual, con una pandemia, es difícil, en este ramo inmobiliario nos hemos ido adaptando para poder crecer, usando siempre herramientas como la plataforma de tecnología inmobiliaria, medios publicitarios, muchas veces nos toca hacer oficina y salón de clases en el carro, hemos estado al punto de tirar la toalla pero la verdad manejando bien los tiempos con una buena organización se pueden manejar las situaciones y nunca podemos olvidar la agenda para poder mezclar bien los tiempos y no quedar mal ni en el negocio ni en la escuela.

Nos sentimos hoy por hoy orgullosas de pertenecer a la Comunidad IUP, ya que, aunque la vida parezca difícil los maestros te recuerdan la importancia de estar actualizado, esto nos recuerda a un libro que se llama “Crear o Morir” de Andrés Openhaimer y que está información sea una aportación a la sociedad.

Queremos agradecer a la Institución y a las personas que están dentro de ella que no nos tratan como un estudiante más o como un número más, si no, por el contrario es totalmente humano el trato, si hemos llegado tan lejos en gran medida es por el cuerpo docente, administrativo y académico de esta Institución y aún hay más sectores que aunque nos vemos están ahí sumando para que egresados tengamos las mayores herramientas para un mundo competitivo.

Les presentamos Höku Inmobiliaria, brindamos servicio profesional siempre con la calidad y calidez para llegar al final del proceso de compra-venta y renta de casas asesorando y cuidando su patrimonio.